lunes, 15 de septiembre de 2014

Decorando mi cocina con vinilo

Hace mucho que no os enseño ninguno de los cambios que estoy haciendo este año en mi casa... Y quizá pensabais que había tirado la toalla...

Pues no, este verano he seguido haciendo cosas, y una de ellas, ha sido esta:


decorar cocina con vinilo



Hacer cambios en una cocina estrecha y alargada es complicado, porque no tengo más opciones que cambiar detalles. Y maquinando y maquinando pensé en darle un poco de vida a las puertas de los armarios superiores...


Si te das una vuelta por Pinterest, verás muchas ideas para decorar con letras y frases, y como a primeros de agosto me quedé de "Rodríguez" una semana, reservé una tarde para diseñar y cortar seis frases con mi Silhouette Cameo, utilizando un vinilo de color marrón brillante (la encimera y los cantos de los armarios son de ese color).

¿Y qué pegaba en una cocina? Pues después de darle muchas vueltas y buscar alguna canción o frase célebre con temática "cocinillas", pensé que era más personal una frase propia. Y qué mejor que lo que considero la receta de la felicidad:


decorar cocina con vinilo



100 gr. de abrazos...


decorar cocina con vinilo



200 ml. de besos...


decorar cocina con vinilo



600 gr. de risas...


decorar cocina con vinilo



2 kg. de alegría...


decorar cocina con vinilo



... y mucho amor

decorar cocina con vinilo


Cuando mis hijos volvieron a casa, estuvieron encantados con la nueva imagen de la cocina. Les hacía mucha gracia la receta...

Y como novedad, si os gustaría tener algo igual o parecido en vuestra cocina, os anuncio que he empezado a aceptar pedidos. Si queréis información sobre tamaño y precio, no dudéis en escribirme a busquedacosasbonitas@gmail.com



Recordar que si no os queréis perder nada, me encontraréis en:


Si os apetece ver lo que me gusta en Pinterest, aquí tenéis el enlace.

Y mi cuenta de Instagram: bcosasbonitas.
Separador
viernes, 12 de septiembre de 2014

Tutorial: preparar un quilt para acolchar

Hacer un quilt de patchwork es de las cosas más relajantes y entretenidas del mundo. Pero cuando llega el momento de acolchar, o de preparar el acolchado, a más de una se nos abren las carnes. Lo confieso: odio preparar el "sandwich" de acolchado. Pero como es algo que al final hay que hacer, hoy os voy a enseñar cómo lo preparo yo. 




Este verano, mi madre, que por fin terminó el Mystery Quilt de Veronique Requena, decidió que agosto en Madrid es un buen momento para ponerse a acolchar... Y aunque yo intenté disuadirla de que estas tareas de acolchado se dejan para el inverno, ella se empeñó. Y ya que tenía que ir a su casa a dejárselo preparado para que empezara a acolchar, cogí la cámara de fotos y pensé que era una buena ocasión para ir preparando el tutorial. Ella ha decidido hacer dos colchitas con el quilt original, porque así tendrá para dos de sus nietas. 






Antes de nada, vamos a ver las distintas partes que van a componer el "sandwich" de acolchado:

- El "top", que es la parte bonita, la que se va a ver.
- La boata: el relleno, que los hay más gruesos o más finos, y cuya elección depende de lo que quieres que abrigue
- La "trasera": que es la parte que no se ve.

Ahora que ya os he contado las distintas partes, vamos a ver qué necesitamos para montarlo:

- Cinta de carrocero o de pintor, que ahora os cuento para qué la uso.
- Imperdibles curvados, porque aunque también sirven alfileres largos de acolchar, con los imperdibles no me pincho mientras hilvano.
- Hilo de hilvanar

Antes de nada, tanto el top como la trasera deben estar perfectamente planchados.

Como esta pieza es muy grande, lo hemos hecho en el suelo, que estaba, por supuesto, perfectamente limpio...

Lo primero que hacemos es colocar la trasera  con el derecho contra el suelo:






Para que no se mueva, colocamos trozos de cinta de carrocero en las esquinas y por los lados. Esta cinta es fácil luego de quitar, no os preocupéis. De esta forma nos aseguramos de que no se mueva la tela mientras vamos colocando las otras partes, además de que la dejamos estirada para que no se formen arrugas:






A continuación, colocamos la boata, también con cuidado de que quede estirada, y poniendo más trozos de cinta de carrocero para que no se mueva:






Y para finalizar, colocamos el top:





Fijaros cómo quedan las tres capas:




Ahora, a poner los imperdibles:





Todo tiene que quedar bien sujeto...






Una vez todo bien amarrado, pasaremos los hilvanes.... En la imagen os he marcado por dónde los pasamos. Yo empecé por el centro (que también es por dónde se debe empezar a acolchar), primero las diagonales y después las líneas rectas:




Y tras esto, y quitar los imperdibles, ya "sólo" queda ponerse a acolchar, en nuestro caso a mano, que al menos yo es como más disfruto.... Pero esto, os lo contaré otro día....

Ah, mi madre está toda orgullosa de lo bien que le está quedando el acolchado... Yo diría que incluso se hace "la chulita"... Para qué le habré enseñado...

¿Vosotras lo hacéis así o de otra forma? Espero vuestros comentarios!

Que paséis un feliz fin de semana!

Y recordar que si no os queréis perder nada, me encontraréis en:


Si os apetece ver lo que me gusta en Pinterest, aquí tenéis el enlace.

Y mi cuenta de Instagram: bcosasbonitas.

Separador
lunes, 8 de septiembre de 2014

Vasos de cristal grabados con ácido

Hoy os quiero enseñar el regalo que hice para mi suegro, que cumple años en agosto. Encontrar un regalo para él siempre me resulta muy complicado, porque aunque tiene varias aficiones (el dibujo y la pesca) siempre tiene de todo.

Así que decidí hacerle algo útil y con mucho cariño, y que le recordara a mis niños: un juego de vasos y botella de agua grabados con ácido.  


Vasos de cristal grabados



Era algo que había visto ya por la Red, mediante la técnica del esténcil, pero en vez de pintura, se utiliza un ácido especial para cristal, que se "come" literalmente este material, quedando grabado. Las plantillas las hice con la Silhouette Cameo, utilizando vinilo adhesivo, perfecto porque además, como la superficie de los vasos es curva, no tuve problemas de que se pudiera despegar. 


Además de grabar los nombres,  busqué unas siluetas que representaran a mis tres niños, y la verdad es que parecían sus propias siluetas!


Vasos de cristal grabados


Escoger la silueta para el vaso del abuelo fue lo que más me costó, pero al final dí con ella: un motivo alegórico de la que ha sido su profesión (cirujano cardiaco infantil):



Vasos de cristal grabados



Y para completar el conjunto, una botella, con las palabras "Agua fresca":


Vasos de cristal grabados con ácido



El conjunto quedó bien bonito y original, y a mi suegro le encantó:


Vasos de cristal grabados con ácido


Y a mí me ha encantado también probar esta técnica, con la que se pueden hacer objetos para regalar o para casa.  ¿Os ha gustado?


 Recordar que si no os queréis perder nada, me encontraréis en:


Si os apetece ver lo que me gusta en Pinterest, aquí tenéis el enlace.

Y mi cuenta de Instagram: bcosasbonitas.
Separador
viernes, 5 de septiembre de 2014

Tutorial Bolso Tilda para niña

Hoy, viernes, toca tutorial (aunque no me comprometo a que los tutoriales sean todas las semanas, que ya sabéis: estres 0...) Y como sé que os gustó mucho cuando os enseñé estos bolsos Tilda para niña, he preparado el paso a paso, para que los podáis hacer... que para eso es viernes y hay que estar entretenida el fin de semana...





Empezamos con las medidas y materiales necesarios:




Tenemos que cortar las siguientes piezas, todas de 17 por 25 centímetros, más un margen de costura:
- Dos para el delantero y la trasera
- Dos para el forro
- Dos de boata
- Y si queréis que quede más tieso, dos de entretela fuerte (yo no la usé...)
- Dos tiras de 3,5 por 25 centímetros, para las asas
- Relleno de cojines para las asas (o restos de boata...)

Las telas que he usado son trapos de cocina de algodón de Ikea, que este estampado me vuelve loca.... Y me parecía tan "Tilda"... (el lunes pasado cuando fui ya no quedaban, qué pena...)

Si tenéis pensado decorar los bolsos con algún bordado o aplicación este es el momento. Para personalizar los míos, he utilizado vinilo termo-adhesivo, cortado con mi Silhouette Cameo , pero he de advertir que sobre esta tela me costó muchísimo que se quedaran adheridos, quizá porque no es un algodón suave...




Ahora, a por las asas, que es lo más pesado...

Doblamos las tiras por la mitad, hacia adentro (derecho con derecho), y cosemos el lado largo con un pespunte, y también  uno de los lados cortos:




Tenemos que darle la vuelta, ayudándonos de un lápiz:





A continuación, rellenamos las asas, con miraguano de cojines o también, si sois como yo que lo guardo todo, con los recortes que sobran cuando acolchamos algo... Y a las malas, con algodón...

El truco está en que tienen que quedar bastante tiesas, así que deberéis apretar bien el relleno según lo vayáis metiendo:




Ahora, a montar el bolso:

Aunque podemos unir primero la boata y los delanteros con un pespunte yo no lo he hecho para que veáis el orden de las capas, y la dirección:




Primero la boata, luego, con el derecho mirando a nosotras, el delantero y luego, con el revés mirándonos, el forro.

A continuación, hacemos una marca a 7 centímetros de las esquinas superiores, y dos más a 5,5 centímetros (por aquí meteremos las asas):




Y metemos las asas. (Fijaros que van a quedar por dentro, enfrentadas a los derechos de las telas). Y pasamos un pespunte:




Esto lo hacemos con los dos lados del bolsito.

Ahora, abrimos las dos piezas, y ponemos las dos partes derecho con derecho (como en la foto), y pasamos un pespunte por  todo el borde, dejando un trozo sin coser como os he marcado en la foto, en la parte del forro, para que podamos darle la vuelta:




Ahora, a por las esquinas:

Hacemos una marca a 4 centímetros de cada esquina en los lados más cortos del bolso (en los laterales, vamos).




 Las doblamos de forma que coincidan las costuras y hacemos una costura:




Una vez hecha la costura, cortamos el sobrante:




Y ya podemos darle la vuelta como si fuera un calcetín, gracias a la abertura que hemos dejado en el forro:




La abertura la cosemos con puntada escondida:






En el borde del bolso pasamos un pespunte, que a mi me gusta hacer a mano, para darle un toque rústico. Este pespunte le da firmeza al bolso, y a las asas, que quedarán más tiesas:





Y ahora, los detalles: 

Un charm para decorar...






Y ya tenemos nuestro bolsito, con otro corazón de madera (este es de Maisons du Monde):




Estos bolsitos siempre son un éxito cuando los regalo, porque son pequeñitos e ideales para niñas, aunque también quedan perfectos para meter otros regalitos en su interior.

Espero que os haya gustado este tutorial! Cualquier duda que os surja, preguntadme.

Si os apetece ver más cosas artesanales, pasaros por la fiesta de enlaces de Cocoon-Mer, ¡que hay auténticas maravillas!

Y recordar que si no os queréis perder nada, me encontraréis en:



Si os apetece ver lo que me gusta en Pinterest, aquí tenéis el enlace.

Y mi cuenta de Instagram: bcosasbonitas.


¡Feliz fin de semana!
Separador
lunes, 1 de septiembre de 2014

Y llegó septiembre...

Parece mentira que ya sea 1 de septiembre, y que haya pasado un mes desde la última vez que publiqué en el blog... Pero eso no quiere decir que haya estado parada....




Ha sido un placer disponer de tiempo para coser, bordar, enseñar a mi madre a montar el sandwich para acolchar, encontrar telas en lugares insospechados y para darle caña a mi Silhouette Cameo. 

Y aunque hoy, de nuevo, toque  trabajar, hay que buscar (y encontrar) el lado positivo: es bonito estar de vuelta, reencontrarse con los compañeros, tomar un café, compartir lo que hemos vivido en vacaciones...

Por no hablar de la vuelta a casa. En vacaciones siempre me traigo algo para casa, no lo puedo evitar.  Y una de las cosas que me han acompañado en mi regreso a casa ha sido este retal:




Fue una compra inesperada, encontrada en un puesto del mercadillo y que a pesar del calor que hacía, no me lo pensé dos veces y me lo llevé (bueno, lo compré...).

También encontré más telitas, unos fat-quarters...




Que usaré en mi quilt "The Simply Life", de Anni Downs, y el cual he empezado estas vacaciones:




 Y ya llevo siete bloques... ¡Hay que ver lo que cunden las labores en verano!!!


También he aprovechado para preparar tutoriales que espero que os gusten y que os resulten útiles. Pero como ya decidí al principio del verano, sin prisa y sin "obligaciones" de "tengo que publicar", que como ya hablamos entonces, esto es una vía de escape, no otra fuente de estress...

¿Me contáis qué habéis hecho vosotras este verano?

Besos, y bienvenidas!
Separador

También te puede interesar

Blogging tips